Recientemente, tuvo lugar el Taller de Tatuaje en el Espacio Creativo Ingenio Joven, ubicado en Carrizal, organizado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Ingenio que dirige Cristo Rodríguez.

Piero Leonardo Irrazabal, profesor de este taller para una decena de personas, manifestó que “el tatuaje, no sólo es una manera de vivir, sino la profesión que me ha dado de comer a mí y a mi familia, y a través de eso, toda mi vida gira entorno al tatuaje. Añadió que “no se trata de la parte económica o artística, sino que me ha abierto las puertas al diseño, la pintura, el escaparatismo, televisión, revistas, agencias de publicidad, etc”.

El responsable docente de esta actividad, admitió sentirse enamorado de su profesión, tras haber llevado a cabo diferentes actividades artísticas, especialmente en Argentina, hasta llegar al tatuaje. “La imagen puede marcar a una persona, darle un estilo, y destacó que es muy injusto decir que el tatuaje está relacionado con la conflictividad juvenil o con los drogadictos. “El tatuaje es una arte, y ha servido, por ejemplo, para tapar cicatrices de personas que han padecido cáncer, para subir la autoestima y sentirse mejor consigo mismas”. Prosiguió diciendo que en el tatuaje hay que ser honesto con uno mismo y conocer las inquietudes de quienes acuden a un tatuador.”